jueves, 26 de diciembre de 2013

EL BORBÓN GOLPISTA Y SUS ACOLITOS LOS MONÁRQUICOS GOLPISTAS, NOS SOMETEN A LA MONARQUÍA CORRUPTA POR LA FUERZA DE LAS ARMAS. NO POR SOMETERNOS A VIVIR UNA MENTIRA VA A SER VERDAD. LOS BORRBONES SON ASESINOS CORRUPTOS Y GOLPISTAS.

 
Según nos descubre la web Un Espía en el Congreso, en lo que, no cabe duda, un magnífico artículo de documentación y análisis, el rey, su ayudante Armada y Múgica (PSOE) dieron el “golpe” del 23-F contra Suárez, pero Tejero les salió rana y no aceptó la “lista de los 19” | Un espía en el congreso
La muerte del general Alfonso Armada, indultado por el Gobierno del socialista Felipe González tras cumplir solo 6 años de los 30 a los que fue condenado, no ha enterrado ni mucho menos la verdad histórica y judicial sobre el golpe de Estado del 23-F. Cada vez más historiadores, investigadores y testigos directos están desvelando que la asonada no se produjo como la contaron sus protagonistas, sino que fue el propio rey Juan Carlos, su ayudante desde 1955, Alfonso Armada (secretario de la Casa del Príncipe Juan Carlos y después, cuando su jefe era ya el monarca, secretario general de la Casa Real) y el dirigente socialista Enrique Múgica (PSOE) quienes urdieron un “Gobierno de concentración” para derrocar a Adolfo Suárez. El problema fue que el autor material, el teniente coronel golpista Antonio Tejero, les salió rana. Y además un operador de TVE dejó encendida una cámara que puso al descubierto la opereta bufa. Para colmo, Armada no consiguió convencer a Tejero de que se le invistiera allí mismo presidente del Gobierno junto con dirigentes de AP, PSOE, PCE, “traidores” de UCD e independientes.
La médico del Congreso, doctora Carmen Echave, escuchó la conversación Armada-Tejero tras una puerta contigua y anotó los nombres que intentaban pactar. Los escribió en su propia agenda para no olvidarse. Es la conocida “lista de los 19”, políticos y militares que, por fidelidad al rey, odio a Adolfo Suárez, ambición o las tres cosas juntas, estaban dispuestos a todo con tal de poder ocupar un sillón ministerial:
Presidente: general Alfonso Armada
– Vicepresidente para Asuntos Políticos: Felipe González (PSOE)
– Vicepresidente para Asuntos Económicos: J.M. López de Letona (Banca)
–Ministro de Asuntos Exteriores: José María de Areilza (Coalición Democrática)
–Ministro de Defensa: Manuel Fraga Iribarne (Alianza Popular)
–Ministro de Justicia: Gregorio Peces-Barba (PSOE)
–Ministro de Hacienda: Pío Cabanillas (UCD)
–Ministro del Interior: general Manuel Saavedra Palmeiro
–Ministro de Obras Públicas: José Luis Alvarez (UCD)
–Ministro de Educación y Ciencia: Miguel Herrero de Miñón(UCD)
–Ministro de Trabajo: Jordi Solé Tura (PCE)
–Ministro de Industria: Agustín Rodríguez Sahagún (UCD)
–Ministro de Comercio: Carlos Ferrer Salat (presidente de la CEOE)
–Ministro de Cultura: Antonio Garrigues Walker(empresario)
–Ministro de Economía: Ramón Tamames (PCE)
–Ministro de Transportes y Comunicaciones: Javier Solana(PSOE)
–Ministro de Autonomías y Regiones: general José Antonio Sáenz de Santamaría
–Ministro de Sanidad: Enrique Múgica Herzog (PSOE)
–Ministro de Información: Luis María Ansón (presidente de la agencia Efe)

La fiabilidad del testimonio de la doctora Echave lo corrobora la periodista Victoria Prego, especializada en la Transición, y lo confirma el periodista Pablo Sebastián, que menciona como Fernando Alvarez de Miranda (UCD) y Alejandro Rojas Marcos (Partido Andalucista) supieron que Felipe González había dado el visto bueno a un “Gobierno de concentración nacional”:
“¿Por qué Felipe González -como lo recuerda Fernando Alvarez de Miranda citando a Adolfo Suárez y lo ha confirmado Alejandro Rojas Marcos- prefería un Gobierno de concentración nacional presidido por un militar, como el que proponía Armada, en vez del Gobierno de Suárez? ¿Qué pasó entre Armada y Tejero cuando el teniente coronel de la Guardia Civil con el que Armada había preparado el golpe, le negó a Armada su entrada en el Congreso secuestrado porque al parecer la lista del gobierno que traía el exgeneral incluía a socialistas y comunistas?”.
El coronel Martínez Inglés incluye en su libro “La transición vigilada”, retirado del mercado a los 15 días, las únicas declaraciones del general golpista Milans del Bosch sobre esos acontecimientos. Habían coincidido en la misma prisión y el teniente coronel le prometió no divulgarlas hasta después de su muerte. Milans del Bosch dijo: “El rey quiso dar un golpe de timón institucional, enderezar el proceso que se le escapaba de las manos y, en esta ocasión, con el peligro que se cernía sobre su corona y con el temor de que todo saltara por los aires, me autorizó actuar de acuerdo con las instrucciones que recibiera de Armada”.
Afirma que después el general Armada siguió teniendo mucha amistad con el rey, con quien hizo un pacto de silencio: “No acusó a su señor, se calló y estuvo solamente cinco años en la cárcel, después lo indultaron. Sin embargo, el general Milans, un hombre completamente distinto de Armada, no es un hombre de Palacio sino un militar más puro, fue engañado y abandonado, siguió en la cárcel durante nueve años”.
El periodista Jesús Cacho también investigó este asunto en el libro “El negocio de la libertad’. Su colega Rafa Plaza afirma que Cacho lo había entregado a la editorial Plaza y Janés del grupo Berstelsmann, pero le dijeron que lo publicarían si mutilaba 50%. “No queremos problemas”, le comentaron. Lo llevó entonces a la editorial Foca, y el libro ya va en la undécima edición, con 90 mil ejemplares vendidos.
Cacho concluye que “el rey participó en el 23-F, y menciona en el libro un informe escrito y firmado de puño y letra por el general Armada, que confirma lo anterior, así como la carta que escribió antes del juicio, en la cual el general le pide permiso al rey “por el honor de mis hijos y de mi familia, para utilizar, durante el consejo de guerra, parte del contenido de nuestra conversación, de la cual tengo nota puntual, mantenida días antes del golpe, a la vuelta de los reyes del entierro de la reina Federica de Grecia”.
Otros tres testigos más, los coroneles Diego Camacho y Alberto Perote, junto con el propio jefe de la Casa Real, Sabino Fernández Campos, que fue despedido por el rey porque no admitía las continuas tropelías del monarca y se las recriminaba, han dejado testimoniado lo que saben. Con ellos habló o recabó su testimonio el catedrático Roberto Centeno:
“Los golpistas del 23-F fueron víctimas de la fatalidad: el teniente coronel Tejero, encargado de la toma de las Cortes, se negó a obedecer a Armada cuando supo que iba a formarse un Gobierno con socialistas y otras izquierdas de nombre. En una entrevista radiada la pasada semana con el señor Trevijano, el coronel Diego Camacho, del CESID, relató cómo sus jefes estaban dentro del golpe y cómo lo apartaron cuando lo denunció ante su superior el general Calderón, sin saber que formaba parte de la trama. Según este coronel, el Rey dio marcha atrás cuando Armada le comunicó por teléfono que Tejero iba por libre y no le obedecía”.
El tribunal de Estrasburgo condenó a España por su juicio al coronel Perote, otro testigo incómodo
Estrasburgo condenó a España y el coronel Perote era inocente
“Además, el hecho de que la radio y la televisión continuaron transmitiendo, con un energúmeno pegando tiros al aire y el mundo entero viéndolo en directo, hacía el “golpe de timón” absolutamente infumable a nivel internacional”. En otra entrevista realizada en la COPE por César Vidal al coronel Alberto Perote del CESID, que vivió en directo todo el asunto, al preguntarle qué habría pasado si Tejero hubiera obedecido y las cámaras hubieran sido desconectadas, su respuesta fue rotunda:“Armada habría salido del Congreso investido como presidente del Gobierno”.
El jefe de la Casa Real, Sabino Fernández Campos, cuando fue expulsado de su puesto por el Rey, le contó a Trevijano cómo en el libro de visitas al monarca del día 11-F aparecía borrado el nombre de D. Alfonso de Borbón y en su lugar se había puesto el del general Armada, que se presentó de improviso en la Zarzuela, sin conocimiento de su capitán general. Y -continúa el general Fernández Campos- “tratándome como si fuera un soldado”, ante mi sorpresa me exigió: “dígale que estoy aquí y vera cómo me recibe (el Rey) en el acto”, lo que efectivamente sucedió.
Fernández Campos le contó también a Trevijano que, a las tres de la mañana del 24-F, ordenó a un capitán de servicio en la Zarzuela que se presentara en la agencia EFE y retirara el cable enviado por el Rey a Miláns del Bosch en el que le decía “que ya no podía dar marcha atrás”. Se refería a la suspensión de la operación político-militar promovida por la Corona. Miláns del Bosch, que ya había sacado los tanques a la calle, no obedece al Rey al instante, por eso el mensaje del monarca en la televisión no puede emitirse hasta la madrugada. En el 23-F los militares pagaron el pato, todos los condenados menos uno eran militares, aunque en el golpe había mas civiles que militares: “Y con una dignidad y una lealtad digna de mejor causa todos mantuvieron la boca cerrada”
 

martes, 5 de noviembre de 2013

LOS QUE NOS TIENEN SOMETIDOS A LA MONARQUÍA CORRUPTA Y ASESINA: LOS CAPITALISTAS Y EL EJÉRCITO LACAYO.


 
La monarquía española se ha ido consolidando en los últimos años gracias a un amplio pacto de silencio que ha permitido ocultar sus actividades reales: los grandes negocios ilicitos —como se ha podido comprobar con Urdangarin y su esposa— de muchos de los familiares directos del rey, la doble vida del monarca y sus actividades de comisionista global, la vinculación de la reina con el gobierno en la sombra del mundo o una vida familiar desestructurada y muy poco ejemplar.
Solo muy de vez en cuando se pueden leer en medios españoles cosas como las que escribió hace poco el periodista Jaime Peñafiel refiriéndose al Borbón: “Cuando recibió la citada herencia (se refiere a los 375 millones de pesetas que heredó de su padre) ya tenía un gran capital. No olvidemos que, desde el año 1973, gracias a las gestiones que hizo, a petición de Franco, ante el rey de Arabia Saudí para que a España no le faltara petróleo en aquella crisis, el gobierno autorizo a que, el entonces príncipe, recibiera un céntimo por cada barril de crudo que entraba en el país. Este acuerdo comisionista lo respetaron Adolfo Suárez y Felipe González. Aquello permitió que don Juan Carlos adquiriera una gran fortuna, incrementada, posteriormente, por otros, digamos, negocios ilícitos”.
Gracias a ese silencio y a que el artículo 56 de la Constitución, ilegitima puesto que no permitieron al pueblo votar si quería REPÚBLICA o monarquía, declara que su persona “es inviolable y no está sujeta a responsabilidad” (lo que significa que no se puede actuar contra él ni siquiera si comete un delito flagrante en su ámbito privado) se ha podido tejer la leyenda de la ejemplaridad, bonhomía y patriotismo del Borbón. Una leyenda que solo su propio comportamiento y el de sus familiares han echado por alto.
No me importa nada lo que haga en su vida privada el Jefe del Estado, aunque me resulte bochornoso que luego aparezca como ciudadano ejemplar en misas y demás actos religiosos de la mano de una jerarquía eclesiástica que se presenta como máxima expresión de la rectitud moral, y no voy a entrar en ello. Como tampoco deseo referirme ahora a sus negocios por muy vergonzoso y poco patriótico que me parezca cobrar comisiones por trabajar para el Estado al que se representa y se sirve. Solo quisiera comentar una de las fantasía que más se ha tratado de extender durante todo el reinado del Borbón porque me parece la reina de todas las que rodean su figura: que es el rey de todos los españoles .
Ni por su comportamiento, ni por sus declaraciones, ni por sus aficiones, ni por sus muestras de solidaridad, ni por su actitud ante los problemas sociales que padecen los españoles, puede decirse que sea así.
A diferencia de lo que sucede en otras monarquías, en la española no es el gobierno de turno quien escribe los discursos del rey y, por tanto, quien fija su posición ante los problemas de la nación. Juan Carlos tiene, pues, autonomía para definirla, y aunque es lógico que no la ejerza plenamente sino que trate de guardar cierta sintonía con la política del gobierno, lo cierto es que, a diferencia de otros monarcas, tiene opinión. Como también tiene -por muy negociada que pueda ser en hechos concretos- agenda y actividades propias. Lo que quiere decir que lo que hace o diga no se puede imputar a que sea uno u otro el partido que gobierna.
Los testimonios y posiciones del rey ante la sociedad española son en su mayor parte la expresión de sus ideas y sus simpatías y preferencias y es precisamente por eso por lo que me parece totalmente infundado afirmar que es el rey de todos los españoles.
Mientras que sus manifestaciones de apoyo explícito a los empresarios y banqueros son continuos, no se dan, por el contrario, las que pudieran reforzar a los sindicatos o a las organizaciones de cualquier tipo que defienden a los trabajadores, por ejemplo.
Aunque no seamos mayoría, somos muchos los españoles que condenamos las políticas gubernamentales, que hemos mostrado sus efectos negativos sobre las condiciones de vida de muchos conciudadanos y los que hacemos valoraciones críticas de lo que ocurre en España, por cierto, con un amor a nuestro país y a nuestros conciudadanos que no tiene por qué ser menor que el del monarca o el de quienes defienden posiciones contrarias. Pero nunca he oído una palabra de simpatía del Borbón hacia quienes defendemos análisis o postulados económicos o políticos que sea contrarios al poder dominante.
¿Y cómo se puede decir que se es el rey de todos los españoles si solo se suscriben los principios o ideas de unos cuantos que además, qué casualidad, siempre son los de arriba, y nunca los de aquellos que se oponen a lo que dicen los más poderosos? ¿Solo estos son los españoles para el rey Juan Carlos?
Incluso la empatía del rey, sus amigos, aquellos a quienes hace nobles y a quienes consulta, su forma de vida, basta ver sus aficiones y acompañantes habituales, son los propios de ese puñado de familias que controla el poder financiero, económico, mediático y político en España desde hace decenios, por mucho que entre ellos se cuele algún que otro socialista o incluso comunista de postín, a quienes invita “a Palacio” de vez en cuando.
Si el rey lo es de los banqueros y de los grandes empresarios y si dice que es el rey de todos ¿por qué no lo es también de los españoles que van a las asambleas del 15M o de los que pierden sus viviendas? Y si el rey se moviliza como el primero para que los financieros y grandes empresarios tengan éxito en sus negocios, ¿por qué no lo hace también cuando se producen desahucios injustos? ¿y por qué no se pone tan claramente al lado de los españoles que han sido estafados y han perdido sus patrimonio y ahorros de toda su vida como lo hace con los banqueros a quien siempre defiende? Si don Juan Carlos dice que es el rey de todos los españoles ¿por qué son solo unos y no todos los que merecen estar siempre bajo su paraguas protector?
Si hay millones de españoles que combaten las reformas laborales, educativas o sanitarias que les quitan sus derechos y don Juan Carlos dice que también es el rey de todos ellos ¿por qué no se le oye nunca criticarlas tan claramente como esos otros españoles? ¿Por qué, si dice que es el rey de todos, presta tan discriminadamente su voz para defender a unos u otros? ¿Por qué nunca se le ve al lado de las voces críticas y acompañado de quienes disienten, sino solo con los que forman el eco del establishment? Si son también muchos millones los españoles que piden decencia y que se investigue y condene a los culpables de la crisis ¿por qué el rey Juan Carlos solo se pone al lado de quienes la han causado o de quienes los ocultan y no se suma a las voces y reivindicaciones de quienes piden transparencia y justicia?
Si de verdad lo fuese de todos los españoles no estaría siempre en el mismo lado, siempre con los de arriba, sino que en estos tiempos tan duros difundiría otro discurso y levantaría a cada minuto su voz para defender a los que sufren en lugar de acompañar y amparar siempre a los que provocan su dolor.
Juan Carlos de Borbón es el rey de los españoles que están arriba, no el de los de abajo.
 

viernes, 4 de octubre de 2013

UNA MONARQUÍA CORRUPTA Y ASESINA CON CUERPOS DE SEGURIDAD Y TRIBUNALES DE JUSTICIA ESPECIALIZADOS EN LA TORTURA, LA PREVARICACIÓN Y EL CRIMEN.


Según el sindicato policial SUP, el teniente coronel de la Guardia Civil Manuel Sanchez Corbí «es el sucesor del general Rodríguez Galindo en la defensa del espíritu militar de la Guardia Civil, de su consideración como un Cuerpo esencia de la Patria por encima de todas las instituciones».
Dicho teniente coronel fue condenado por torturar en 1992 a Kepa Urra y no parece que sea el único que merece ese apelativo de sucesor de Galindo entre los implicados en el mencionado caso de torturas. Un caso en el que por primera y última vez se impuso una condena mínimamente seria a algunos de los torturadores: más de cuatro años de prisión a cada uno de los tres guardias civiles condenados. Eso sí, a instancias del fiscal, el Tribunal Supremo rebajó la pena a un año, evi- tando así su ingreso en prisión.
Seguro que tuvo mucho que ver en aquella decisión el hecho de que dos de los torturadores eran servidores muy importantes del Estado: el mencionado Sánchez Corbí, responsable de la coordinación con Francia en la lucha antiterrorista, y José María de las Cuevas Carretero, destinado en la Unidad de Servicios Especiales de la Guardia Civil.
Según informó «El País», el mismo año en que fueron condenados, 1997, el primero fue condecorado con una cruz de plata, otra blanca y dos rojas (remuneradas de forma vitalicia) y el segundo con dos blancas. Ese mismo año, el entonces presidente Aznar los recibió en la Moncloa y después el Gobierno les indultó la inhabilitación especial de seis años que les había sido impuesta, y que conllevaba su expulsión del Cuerpo.
El CAT, Comité contra la Tortura de la ONU, consideró que el indulto tenía «el efecto práctico de otorgar impunidad a la tortura y alentar su repetición» e instó a las autoridades españolas a informar al Comité, en un plazo de 90 días, sobre las medidas adoptadas para que se impusieran «penas adecuadas a los autores de actos de tortura» y el torturado recibiera «una reparación completa».
Como tras otras resoluciones sobre la tortura de organismos de la ONU, las últimas referidas a los casos de Orkatz Gallastegi y Mari Atxabal, las autoridades españolas hicieron caso omiso y no tomaron medida alguna. Y lo que es aún peor, mientras Urra sigue en prisión más de 20 años después, los torturadores han seguido siendo ascendidos y promocionados.
Sánchez Corbí, teniente cuando torturó a Urra, ascendió a capitán en el curso del proceso por torturas y una vez indultado fue nombrado de inmediato comandante. Pronto será coronel, paso previo al generalato, y ya hemos visto lo que opina el SUP sobre él.
En cuanto a de las Cuevas Carretero, ex-militante de la ultraderechista Fuerza Nueva de Blas Piñar, era sargento cuando torturó a Urra; tras ser condenado, hizo el curso de alférez, de manera ilegal, y después ascendió primero a teniente y más tarde a capitán.
Fue, además, elegido para recibir a los miembros del CPT, Comité de Prevención de la Tortura del Consejo de Europa, que realizaron una visita a España en 2001. Ello da buena medida de su peso e influencia y también, una vez más, del nulo respeto con el que tratan las autoridades españolas a todos los organismos internacionales que trabajan contra la tortura: eligieron a un torturador indultado para recibir al CPT y no hacen ni caso a las recomendaciones de ninguno de ellos.
También es bien interesante observar la trayectoria de otros tres guardias civiles implicados en el caso Urra. Empezando por Arturo Prieto Bozec, el instructor del caso, que fue doblemente condenado en otros tantos juicios por torturas a varios detenidos junto con Urra. Como tantas otras veces, el Tribunal Supremo anuló ambas sentencias, y es en la actualidad el teniente coronel Jefe de la Comandancia de Murcia.
Otros dos agentes «visitaron» a Urra en el hospital donde estaba ingresado. Una enfermera oyó sus gritos de socorro y encontró al detenido sangrando por la boca, pero la sentencia mantuvo la presunción de inocencia para ambos guardias que hoy ocupan puestos de estratégica importancia.
El teniente coronel Alejandro Hernández Mosquera, que estuvo destinado en la embajada en París, fue nombrado a principios de año nuevo director del Departamento de Seguridad de la Presidencia del Gobierno. Y el también teniente coronel Diego Pérez de los Cobos fue asesor personal de Alfredo Pérez Rubalcaba, en tanto que director del Gabinete de Coordinación de la Secretaría de Estado de Seguridad, y sigue asesorando a su sustituto Jorge Fernández Díaz. Según medios periodísticos, es «un hombre fundamental» en las decisiones adoptadas respecto a los presos políticos vascos.
Cabe recordar quién cumplía idéntica función cuando empezaron a dispersar a los presos políticos vascos: el teniente coronel Rafael Masa, condenado en el caso de torturas de Tomás Linaza, padre del militante de ETA del mismo nombre. Sí, el mismo guardia civil que dio tanto de qué hablar en relación a la guerra sucia y el asesinato de Santi Brouard. Al final, acabó en la cárcel por narcotráfico a gran escala: 188 kilos de cocaina. Por poco tiempo, eso sí.
Es de destacar también que un hermano de Pérez de los Cobos, Francisco, es el Presidente del Tribunal Constitucional, del que no han parado de hablar desde que se supo que era militante del PP, y que lo había ocultado.
He ahí otra flagrante prueba de la impunidad de la que gozan los torturadores en el Estado español: cinco de los guardias civiles implicados en las torturas que sufrió Kepa Urra ocupan hoy día altos cargos y es más que probable que, en un futuro no lejano, a la mayoría de ellos les impongan, como a Galindo, el fajín de general.
No es nada de extrañar, porque en lugar del justo castigo que demandan todos los prestigiosos organismos internacionales que trabajan por erradicar esa terrible lacra, lo que normalmente reciben los torturadores españoles son indultos, medallas y ascensos a puestos de vital importancia.

lunes, 9 de septiembre de 2013

EL REGIMEN POLÍTICO ANTIDEMOCRÁTICO, IMPUESTO POR LA FUERZA DE LAS ARMAS DE LA MONARQUÍA CORRUPTA Y ASESIA: LA MARCA ESPAÑA.


La “Marca España”, es la marca de la impunidad de delincuentes de diverso pelaje, que roban al pueblo repartiéndoselo en sobres o en paraísos fiscales. 

La “Marca España” es el derroche de una monarquía anacrónica impuesta por un dictador, donde además sus miembros tienen conductas poco ejemplares y a pesar de vivir a cuerpo de rey sin pegar un palo al agua y se dedican en muchos casos a negocios bastante turbios con amistades bastante peligrosas.

La “Marca España” es la marca de unos banqueros delincuentes e inmorales, que roban a los ciudadanos, reciben el dinero de los ciudadanos el cual utilizan para especular contra España y a sus ciudadanos, incluidas sus casas.

La “Marca España” es la marca de miles de jóvenes condenados al exilio a pesar de estar altamente preparados, porque aquí se ha optado por el que “fabriquen otros”, “que inventen otros”, aunque esos otros sean jóvenes españoles formados en universidades españolas.

La “Marca España” es la marca de los recortes en sanidad, de los despidos de médicos y maestros, de hospitales privatizados para negocios de los amiguetes, colegios públicos con salvajes recortes, incluso en barracones, para que los niños vayan a colegios concertados o si se lo pueden permitir a privados, así hacen negocio los amigos y siempre caerá algún sobre con billetes de 500 euros.

La “Marca España” es la marca de unos políticos corruptos y mentirosos, con los dos principales partidos, o tal vez sea uno solo, el PPsoE, podridos. Con un primer ministro torpe, mentiroso, sin ética ni vergüenza, incapaz de representar a España con dignidad. Una ministra de “Empleo” incompetente e igualmente embustera, así como todo el gabinete. Con una alcaldesa sin pudor que piensa que puede hacer el ridículo en nombre de todos los españoles sin caérsele la cara de vergüenza: "A relaxing cup of café con leche en la plaza Mayor".

La “Marca España” es la marca de más de seis millones de parados, de padres buscando comida entre la basura, de niños que comienzan a no tener la alimentación básica…

La “Marca España” en España se lía en una bandera rojigualda con pollo o con flores de lis borbónicas y con la ayuda de los medios de manipulación masiva se puede vender a ciertos ciudadanos que son capaces de salir a la calle para celebrar una victoria deportiva, que han llorado por no ser España la elegida como sede olímpica del 2020, pero que no salen a la calle porque les roben el futuro a sus hijos ni lloran porque no puedan comer. Pero en España cada vez somos más quienes no compramos esa “Marca España”, quienes no nos dejamos engañar.

La “Marca España” el extranjero España sale todos los días en la prensa, pero no para decir lo guapos que somos, sino como ejemplo de corrupción y derroche de las elites políticas, económicas y de todo tipo, con la monarquía a la cabeza, eso es la “Marca España”. Esperemos que pronto sea la de un pueblo que de manera pacífica y digna acaba con toda esa “Marca España”, esperemos que sin ser bombardeados por Obama. 

martes, 6 de agosto de 2013

LAS CONSECUENCIAS DE LA CORRUPCIÓN DE ESTA MONÁRQUÍA CORRUPTA QUE, POR LOS AÑOS, MEJOR DICHO SIGLOS DE CORRUPCIÓN, SE TRADUCE ESA CORRUPCIÓN EN MUERTE DE CIUDADANOS POR LLENARSE LOS BOLSILLOS LOS GOBIERNOS MONÁRQUICOS CORRUPTOS.


Con toda propiedad se puede afirmar que, durante el tiempo que los gobiernos monárquicos han legislado, se ha ido degradando la sociedad y puede decirse que, de tener un estado medianamente de bienestar, se ha pasado a violar los derechos humanos más elementales del pueblo, hasta tal punto están matando gente por llenarse los bolsillos los políticos monárquicos de turno que de disfrutar de una sanidad pública universal y gratuita, nos han sometido mediante leyes que violan los derechos humanos a tener que pagar por los servicios médicos y por los medicamentos y eliminado las ayudas a la dependencia.
También han legislado para perjudicar uno de los bienes más preciados que puede tener un pueblo, la educación pública y gratuita. No conforme con subir las tasas universitarias hasta niveles que hacen prohibitivo el acceso a la universidad de la inmensa mayoría de los estudiantes, están sin embargo pagando la enseñanza privada de la iglesia católica, debiendo estar en un Estado láico, someten al pueblo y le obligan a finaciar a la iglesia católica que es la que más ha perjudicado al pueblo durante todo su historia.
El accidente ferroviario de Santiago de Compostela, es solo la punta del iceberg de lo que ha hecho la corrupción monárquica en este pais, más adelante surgiran problemas más graves, tanto en las carreteras, aeropuertos y demás obras que se han hecho pero que han servido para llenarse los bolsillos los políticos de turno y financiarse los partidos políticos con comisiones y concesiones de obras a cambio de dinero público que ha ido a engrosar los bolsillos de los políticos monárquicos y sus partidos.
La monárquia no solo fometa la corrupción y mata ciudadanos, sino que, opera en paraisos fiscales con dinero negro recibido de comisiones por suministros energéticos a nuestro país además de otros muchos negocios criminales, tales como tráfico de armas, de órganos humanos, de drogas y otros sucios y criminales negocios que encubren los gobiernos de turno a cambio de ser éstos encubiertos por la monarquía corrupta y asesina.
Ante tales hechos, cual debe ser la actitud de los medios de comunicación y cual es: No cabe la menor duda de que nos tienen sometidos por la fuerza de las armas a un sistema capitalista y que los medios de comunicación son empresas que los capitalistas gestionan, pues, los consejos de administración lo forman capitalistas que lo único que les importa es obtener beneficios y apoyar a quienes tienen la posibilidad mediante la publicación de leyes, o sea, los gobiernos monárquicos de turno para mantener esa situación de poder del capitalismo aberrante, donde lo que prima es el consumo, la depredación, de la propia Naturaleza, la destrucción del planeta para que una minoria de capitalistas pueda despilfarrar recursos que son extraidos por trabajadores que en ningún caso su esfuerzo y trabajo está compensado. Pues, los capitalistas se encargan de que la brecha entre ricos y pobres sea cada vez mayor, es decir, que cada vez, los ricos son más ricos y menor número de ricos y los pobres trabajadores son cada vez más pobres y mayor número de pobres. Y los medios de comunicación, en manos de los capitalistas, guardan silencio sobre tal degradación del planeta y del ser humano debido la falta de ética y moral de los capitalistas monárquicos. Sin embargo, los medios de comunicación en lugar de defender los derechos humanos, el planeta y el bienestar de los ciudadanos, se callan. Con la publicidad, que es la mayor expresión del capitalismo engañan y mienten con el fin de mantener ignorantes a la inmensa mayoría de los ciudadanos.
Sanear la vida pública pasa por depurar la monarquía, eliminarla de la faz de la Tierra, extirparla por ser el mayor mal que puede aquejar a la sociedad, pues, los políticos monárquicos se escudan en ella para, a la vista de la filosofia que encierra la monarquía que es la picaresca, la corrupción y el crimen, dedicarse a llenarse los bolsillos a cambio de la vida de los ciudadanos de este país. Las consecuencias de esa degradación moral y ética que es la conducta normal de la monarquía y sus políticos monárquicos ya las empezamos a pagar, pero, el problema llegará cuando lo que ahora es trabajo en un futuro no muy lejano, por haber desposeido a los trabajadores de sus derechos laborales, será esclavitud, y volveremos a la época feudal con la tecnología de la actualidad.
La inseguridad y la incertidumbre de los ciudadanos va en aumento, viven el presente sin tener una visión de futuro. Es incierto lo que pueda pasarles al día siguiente, no saben si podrán trabajar o no, si seran atendidos por el médico o no, si dispondrán de medicamentos gratuitamente o no, en definitiva que la inseguridad es la norma, y ésta genera ansiedad, depresión y otras enfermedades que no tienen solución  si no es garantizando a los ciudadanos un futuro en el que puedan creer, que se les garantice los derechos humanos de alimentación, vestido, techo, sanidad y medicamentos. Pero los políticos monárquicos no estan por la labor, solo piensan en hacerse ricos lo más pronto posible a costa de la vida de sus conciudadanos, pues toda desposesión de derechos de los ciudadanos, redunda en un aumento de la mortandad de ciudadanos. La calidad de vida la van degradando los políticos a marchas forzadas por eso cada día muere más gente por desatención.

martes, 9 de julio de 2013

EL LATROCINIO DE LOS BORBONES, SUS MENTIRAS Y EL ENCUBRIMIENTO DE LOS DELITOS QUE COMETEN POR PARTE DE LOS GOBIERNOS MONÁRQUICOS DE TURNO Y DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN.

 
 
Es incuestionable que, España es el cortijo de los capitalistas católicos monárquicos. Los franquistas se encargaron de aniquilar la II República, que dió el voto a la mujer, estableció el mejor sistema educativo que ha tenido España en toda su historia y que la iglesia católica y los monárquicos, como capitalistas que son, se encargaron de eliminar para favorecer con la privatización a los más poderosos.
J.C.Borbón desde que estaba con Franco y en vida de su padre, ya tenían cuentas en bancos suizos, no se le fiscalizaba ninguno de sus negocios, campeaba libremente por los paraisos fiscales y, sin tener ningún privilegio recogido en la ley de sucesión a la jefatura del Estado, en relación con su régimen fiscal. Ya disfrutaba de los privilegios violadores de los derechos humanos, arbitrariamente, ahora se permite cometer todo tipo de delitos de los que queda impune, debido a que los partidos políticos monárquicos, con el fin de ocultar sus negocios delictivos, le permiten al Borbón la comisión de esos crímenes. No debemos olvidar que, a su abuelo, por delitos mucho menos graves de los que cometen J.C.Borbón y F.Borbón, fue procesado por el Congreso de los Diputados, condenado y tuvo que irse de España con la pérdida para él y todos sus descendientes de privilegios, títulos y patrimonio, Resolución del Congreso de los Diputados de la II República, que no ha sido respetada por el actual Congreso de los Diputados. Es muy curioso que F.Borbón, sin que, tampoco, tenga regularizado ningún régimen fiscal, disfruta, arbitrariamente y en contra del derecho de igualdad de todos los ciudadanos ante el fisco, de los mismos privilegios que el supuesto padre. Tanta arbitrariedad, tanta violación de los drechos humanos de los ciudadanos a los que nos tienen sometidos por la fuerza de las armas al régimen franquista monárquico con la connivencia de los partidos monárquicos y los gobiernos monárquicos de turno, es insoportable. Estamos peor que en la época medieval y, disfrazados se sigue ejerciendo el derecho de pernada por los capitalistas monárquicos; incluso la iglesia católica paractica la pederastia con la connivencia de la monarquía, pues, ante las tantas veces denunciados por algunos medios de comunicación la perpetración de delitos de pederastia, los Borbones nunca se han pronunciado en contra, monstrando con su silencio la complicidad criminal.
¿Por qué no pagan impuestos J.C.Borbón y F.Borbón?. ¿No somos iguales ante la ley?. Deben hacer público su patrimonio, contribuir con el impuesto del IRPF y pagar todos los tributos, directos indirectos y especiales. Declarar las cuentas que tienen en sus bancos, dar cuenta de sus viajes, coste de los mismos, quién los paga y por supuesto, deben dar cuenta de todos sus negocios, y depués de que hayan aclarado todo, por los delitos ya cometidos, deben ser procesados por el Congreso de los Diputados, acusados, de los delitos de alta traición, por tener engañado y traicionado al pueblo, con la anuencia de los partidos políticos monárquicos durante tantos años y someternos a la situación actual de depresión económica por favorecer con el ladrillo a los mayores capitalistas monárquicos de este país, los banqueros, que son los que, realmente, gobiernan este país para mantener los privilegios de unos cuantos criminales que están en la Zarzuela y en la Moncloa. Ya es hora de que se le permita al pueblo quitarse la venda de los ojos que los mantiene ignorantes.
Se nota que, a los partidos políticos monárquicos de turno, no les interesa publicar ciertas leyes que impidirian las arbitrariedades y las mentiras de los gobiernos. Se trata de que, tenía que existir una ley en la que se regulara que, cuando un partido político hace público un programa electoral, gana las elecciones con él y después de llegar al gobierno hace todo lo contrario, por esa ley, se le obligaría, al haber mentido e incumplido su programa electoral, a disolver el parlamento y convocar nuevas elecciones, pero, como la monarquía, los Borbones, son todavía más corruptos y criminales que ellos, esa ley no la promulgan ni siquiera la promueve la oposición. Por eso, el gasto de los procesos electorales es para mentir y engañar al pueblo a sabiendas de una vez conseguido el gobierno, tienen cuatro años para enriquecerse ilegal y criminalmente, favorecer a los amigos capitalistas, corronperse y seguir en el cargo público. No olvidemos que más de un 30% de los cargos públicos de este país están imputados, procesados o condenados por delitos de corrupción. ¿Por qué no se publica esa ley contra las mentiras de los políticos monárquicos de los gobiernos de turno?.
El ordenamiento jurídico español siempre desde el pasado fue una forma de mantener privilegios y prevendas. Ahora es peor, es un ordenamiento jurídico promulgado para favorecer la corrupción  y el crimen, para atacar a la Naturaleza, la pureba más papable el ley de costas actual. Y como esa muchas otras que han sido promulgadas por la mayoría absoluta del partido en el gobierno para favorecer a sus amigos los capitalistas monárquicos y católicos. De todas estas corrupciones, es la máxima responsable la monarquía de los Borbones impuesta al pueblo, por los franquistas-monarquicos, por la fuerza de las armas.

miércoles, 5 de junio de 2013

LOS SADICOS DE LA ZARZUELA Y LA MONCLOA NOS SOMETEN POR LA FUERZA DE LAS ARMAS AL DESAHUCIO, LA HUMILLACIÓN Y LA MISERIA.


 
Después de que nuestras lumbreras económicas de cabecera nos explicaran cómo agonizaremos en los próximos años, y de que el presidente confirmara que el Gobierno se había puesto en lo peor sólo para inspirar confianza, tirios, troyanos y hasta algún macedonio que pasaba por allí se han puesto inusualmente de acuerdo en darle a Rajoy hasta en el cielo de la boca, aunque sin muchas esperanzas de que, finalmente, acabe cantando por peteneras.
A Rajoy le teníamos por un indolente entregado a la molicie, la maldad otras lindezas, al igual que los borbones, y se nos está revelando como un sádico de mucho cuidado, capaz de pedir paciencia a más de seis millones de parados y alabar a un tiempo el -pundonor y coraje- de sus ministros, gente que lo está pasando muy mal y que, si resiste, sólo es por su entrega al servicio público, al bien común, a los sobres con sobresueldos y al coche oficial. El Gobierno, nos ha dicho el presidente, sabe adónde va, y eso ha desazonado mucho a izquierda y derecha porque la inmensa mayoría tiene por fin claro, adónde nos lleva este simulacro de hombre.
Si no le hemos entendido mal, la estrategia del gallego es pintar un cuadro muy oscuro para que hasta la más minima cana de su barba resalte en el negro zaino y sea apreciada como un éxito inconmensurable. Así, el único objetivo visible que se plantea el Gobierno es demostrar que sus previsiones están equivocadas, algo que, de ocurrir, sería bien por casualidad, bien por la intercesión de la Virgen de Rocío, a la que la ministra Báñez se encomendó agarrada a sus varales para que las cifras del paro fueran buenas sin percatarse de que, fuera de temporada, la Blanca Paloma curra menos que el ángel de la guarda.
Según de Guindos, la prueba evidente de que el futuro es esperanzador tiene mucho que ver con el actual equilibrio de la balanza de pagos, algo que indicaría la próxima recuperación de la economía. No deja de ser una verdad a medias porque ello se ha producido a costa del hundimiento del consumo interno y de una caída generalizada de los salarios. Gracias a una devaluación interna sin precedentes, se exporta más, aunque ello podría cambiar rápidamente por la recesión a la que se ha abocado a Europa, el principal mercado de las ventas al exterior. Quizás confíe el ministro en que sean los emigrantes y sus remesas los que nos salven.
Ahora bien, el coraje ministerial es incuestionable. Por su país, el propio De Guindos permite que le cojan del cuello en las reuniones del Eurogrupo; Montoro ha dejado de decir aquello de “que caiga España que ya la levantaremos nosotros” y ahora anda centrado en la primera parte de la frase; Ana Mato ya distingue el Audi en el que se desplaza del Jaguar de su garaje, y tiene aborrecido el confeti de las fiestas infantiles; Gallardón está empeñado en reflotar Iberia a costa de que miles de mujeres vayan cada año a abortar a Londres; Báñez sabe que los 7 millones de parados están a su alcance y planea nuevas reformas para conseguirlo; Wert, ese toro bravo que se crece con el castigo, está a punto de acabar con el independentismo de tanto españolizar a los niños catalanes; y Arias Cañete, poniendo en riesgo su propia vida, se come los yogures caducados y se harta de duchas frías. Todo por España.
Ante tal despliegue de agallas, es normal que Rajoy no quiera prescindir de ninguno de ellos y que en su compañía se disponga a agotar la paciencia que nos pide, el único objetivo que ha superado con nota. Estamos muy dispuestos a aceptar que no sobra ningún ministro a cambio de que se nos reconozca que lo que falta es un presidente. Ya hay, incluso, quien ha empezado a añorar tiempos pasados.